¿Las varices aumentan las posibilidades de sufrir una trombosis venosa? - Doctor Rafael Sánchez
1059
post-template-default,single,single-post,postid-1059,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.2.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

¿Las varices aumentan las posibilidades de sufrir una trombosis venosa?

problemas de no tratarse las varices y no acudir a un profesiona

¿Las varices aumentan las posibilidades de sufrir una trombosis venosa?

Una de las preocupaciones que pueden surgirnos cuando padecemos problemas de varices es si pueden aumentar el riesgo de sufrir un problema de salud más grave como una trombosis venosa profunda. Esto se produce cuando un coágulo bloquea el paso de la sangre en algún vaso. Por su parte, las varices son venas, dañadas, principalmente de las piernas, que no funcionan correctamente y van acumulando sangre. Esta acumulación provoca que las venas se hinchen y tomen ese color morado y azulado característico.

Así, si los trombos aparecen por la obstrucción de la sangre y las varices pueden suponer que se acumule, es común pensar que las venas varicosas pueden ser uno de los desencadenantes principales de la trombosis. La realidad es que padecer varices es un factor de riesgo, pero no es lo único que influye. Es preciso que se den otro tipo de situaciones o que se mantengan una serie de hábitos para que se desate una trombosis seria o una varicoflebitis.

Pero antes de tratar otros elementos que influyen en este problema de salud, conozcamos un poco más a fondo la patología varicosa. Las varices son la escenificación de alteraciones circulatorias que se forman por la mezcla entre la fuerza de gravedad y el debilitamiento de las paredes venosas. La sangre que circula por nuestro cuerpo se vale de los latidos del corazón para impulsarse. Al tiempo, las venas cuentan con unas válvulas que se abren y cierran al ritmo de la propia circulación.

Cuando estas se encuentran dañadas o debilitadas, la sangre se puede ir acumulando sobre todo en las partes inferiores del cuerpo. Esto provoca un estiramiento de las paredes y la formación de las varices. Las varices no son la causa única de la aparición de problemas circulatorios, pero sí conviene saber que pueden darse dos tipos de complicaciones relacionada con la circulación: la dermatológica y la venosa. Las complicaciones dermatológicas tienen que ver con dermatitis, brotes inflamatorios o úlceras varicosas.

problemas de no tratarse las varices y no acudir a un profesiona

 

TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA Y TROMBOSIS VENOSA SUPERFICIAL

De otro lado, una complicación venosa conocida es la trombosis. Con este término se describe la formación de coágulos que se pueden formar en las venas. Se puede manifestar de dos formas: superficial o profunda. Ambas pueden terminar siendo problemas leves, pero también pueden tornarse en un estado de gravedad. Cuando hablamos de trombosis venosa superficial nos referimos a las venas más exteriores que están fuera de los músculos, justo debajo de la piel. Cuando la obstrucción se produce en estas vías superficiales no suelen causar mayores problemas.

Por el contrario, la trombosis venosa profunda es un tema más serio que se da cuando se forma una obstrucción en las venas del sistema venoso profundo, es decir, de las venas que circulan en el interior de nuestros músculos. Esto provoca que la sangre comience a pasar con dificultad y no llegue debidamente al corazón. Además, el coágulo puede desplazarse y terminar en arterias más centrales, como las del pulmón. Esto último se denominaría embolia pulmonar.

Existen diversos factores que pueden influir en la aparición de estas trombosis. Por ejemplo, la inmovilización prologada por diferentes cuestiones como una intervención quirúrgica o a una enfermedad que implique permanecer en cama por un tiempo prologado. Por ello, suelen afectar a personar con algún problema previo. La asociación directa entre sufrir problemas de varices y la aparición de trombosis de gravedad no es correcta al cien por cien.

 

¿QUÉ OTROS FACTORES AUMENTAN EL RIESGO DE TROMBOSIS?

Como ya hemos apuntado, si a los problemas de varices le sumas otras situaciones, el riego de sufrir una trombosis aumenta ¿Y cuáles pueden ser esos factores que combinados con las varices pueden acarrear problemas graves de salud? Por un lado, vuelve a tener importancia el factor hereditario. Las personas que tienen antecedentes de trombosis o embolia de pulmón son genéticamente más propensas.

Las personas de edad avanzada están más expuestas a la falta de movilidad, lo que puede afectar a su sistema y causar algún problema vinculado con una mala circulación. Como ya hemos nombrado, hay otras condiciones que implican esa falta de movilidad, como una intervención quirúrgica que implique reposo absoluto o una lesión, traumatismo, etc.

Igualmente, hay otros elementos que se pueden relacionar con la aparición de trombos. Fumar, por ejemplo, puede provocar problemas circulatorios. También algunos tratamientos hormonales como los anticonceptivos o los viaje largos en avión que superen las tres horas. La vida sedentaria y la mala alimentación también puede desencadenar este problema de salud. No practicar ejercicio físico o caer en la obesidad pueden ser un factor de riesgo importante.

Todos estos elementos también aumentan las posibilidades de tener problemas de varices. Si has empezado a identificar esas venas dañadas en tus piernas lo más adecuado es acudir a un médico especialista. De este modo, se podrá realizar un diagnóstico sobre el tipo de variz que se sufre o cuáles pueden ser sus complicaciones. Más tarde, te ofrecerá solución más adecuada para eliminar las varices y que puedas olvidarte del problema.

No Comments

Post A Comment


Cirugía Vascular y Angiología Granada y Jaén | Doctor Rafael Sánchez